Publicado: 2 de Noviembre de 2016 a las 10:19

Los cerramientos deslizantes permiten el aprovechamiento de zonas de la casa como patios, azoteas, en los que una construcción de mampostería sería menos estética y más complicada para su realización.

En los techos deslizantes toda la perfilería es siempre de aluminio, con la única variación de que el acristalamiento puede ser de cristal laminado de seguridad -llamado stadip-, placas de sándwich (doble chapa de aluminio rellena de poliuretano) para un cerramiento completo sin paso de la luz, y el otro material que reúne las características de los dos materiales anteriores llamado policarbonato que permite el paso de la claridad y evita la clara visión de un cristal desde el exterior

Los techos deslizantes, cuando se abren, permiten el paso del aire para ventilación, pero cuando se cierran quedan totalmente herméticos, aislando el interior del exterior, quedando el patio o la zona donde se ha realizado el cerramiento como otra habitación de la casa para su completo uso, indistintamente del estado del tiempo exterior.