Tradicionalmente, el mercado se ha dividido siempre entre las ventanas de madera y las de aluminio. Hoy en día también están en auge las ventanas de PVC. Como expertos en la instalación de ventanas de aluminio en Tenerife, aconsejamos la instalación de ventanas de aluminio. En este artículo explicamos por qué. 

Lo primero que hay que apuntar es que las ventanas de aluminio ofrecen una amplia gama de formas, colores y estructuras y siempre se pueden encargar a medida sin ningún problema. Una vez que ya la tenemos instalada, apenas nos dará problemas, pues no necesita mantenimiento. El rozamiento de los herrajes es bastante dócil, por lo que las averías brillan por su ausencia. De la misma manera, el llamado proceso de anodizado consigue una adherencia perfecta de la pintura y evita que la perfilería se corroa. Una ventana de aluminio nunca se deforma.

Además, como expertos en la instalación de ventanas de aluminio en Tenerife, creemos que una ventaja importante es que estas ventanas son un gran aislante térmico. Soportan la radiación solar e impiden que entre la humedad, por lo que ofrecen el máximo confort en casa. Además, son garantía de eficiencia energética, ya que el calor se mantendrá dentro de la casa. 

La volubilidad del aluminio antes de ser fijado permite la adaptación de cualquier tipo de vidrio en la ventana, permitiendo también el aislamiento acústico en caso de que queramos instalar un vidrio de esas características. Por último, el aluminio es ecológico, requiere un bajo coste energético, es reciclable y no es tóxico.

En Aluminios Carpal fabricamos ventanas de aluminio y todo tipo de trabajos de cerrajería general y artística. Llámanos y consulta las ventajas de instalar metal en tu hogar.