La compra de ventanas de aluminio en Tenerife ha crecido de manera notable en los últimos años. Debido a la gran cantidad de propiedades beneficiosas de este material se ha disparado el consumo del mismo de manera reciente.

Así, si estás pensando en la compra de ventanas de aluminio en Tenerife, en el presente post te acercamos de al origen y recorrido histórico de este material.

Podemos situar el origen remoto del aluminio en la antigüedad clásica en el ámbito de la medicina. Esto se hacía bajo la forma de una especie de sal noble conocida con el nombre de alumbre que hoy en día se sigue usando. Ya en el siglo XIX, con el desarrollo de las ciencias, se identificó el elemento científico y químico como tal. Su nombre se debe a la proposición del británico Sir Humphrey Davy en el año 1809. Conforme se fueron poniendo nombre a los distintos elementos químicos, se cambió por lógica a la forma aluminium.

La obtención del aluminio a partir de las rocas de las que emanaba se reveló como una tarea difícil y altamente costosa. Durante el siglo XIX, la producción era tan elevada en coste que llegó a considerarse un producto caro y de una rareza y origen exótico tan preciado o más que la plata o el oro.

Sin embargo, ya a finales del siglo XIX se inventa un proceso que a través del oxido de aluminio y bauxita, la roca natural, permitía aumentar la producción. Fue a partir de entonces cuando se abarataron los precios de extracción y se agilizó la producción del material tal y como hoy en día lo conocemos. Así, se dio origen a un material de numerosos usos y aplicaciones en una gran variedad de ámbitos domésticos e industriales.

En ALUMINIOS CARPAL somos expertos en la fabricación de productos en aluminio de la mejor calidad. ¡Te esperamos!