Cuando te decantas por una u otra opción entre los múltiples tipos de ventanas de PVC en Tenerife no se trata solo de una decisión económica, ya que las ventanas son elementos de larga duración que protegen, aíslan, iluminan, ventilan y, por supuesto, embellecen.

Los factores más decisivos a la hora de decidirse entre las ventanas de PVC en Tenerife cambian con cada caso particular. Para que esta decisión sea una inversión adecuada, queremos darte una serie de consejos para que los tengas en cuenta:

- El emplazamiento del edificio: un ambiente más ruidoso requerirá refuerzos tanto en el marco como en el cristal.

- Las condiciones climatológicas: si vivimos en una zona con temperaturas extremas en verano o invierno, tendremos que recurrir a un doble acristalamiento

- La humedad: para un clima húmedo o lluvioso hay que escoger un material que imposibilite la aparición de humedades junto al marco de la ventana o que el agua penetre en la misma.

- La distribución del espacio interior: con ventanas correderas optimizaremos el espacio, mientras que las abatibles aportan un plus de estanqueidad.

- La exposición a ráfagas de viento: para minimizar el flujo de aire que accede a nuestro hogar hay que escoger un modelo que garantice la hermeticidad.

- Nuestro ritmo de vida: si no tenemos tiempo para preocuparnos de pequeños detalles, es mejor optar por perfiles para las ventanas sencillos de limpiar.

- El aspecto estético: hay materiales que ofrecen una mayor gama de texturas y tonalidades frente a otros más monótonos como la madera

En Aluminios Carpal podemos corroborar a diario, por el alto grado de satisfacción que nos transmiten nuestros clientes, la gran calidad de nuestro método de trabajo, que combina el PVC con los distintos mecanismos de apertura (corredera o abatible), así como con los refuerzos necesarios en el acristalamiento y el marco para un resultado de calidad.